ENTRE DOS PENÍNSULAS. LAURA & SIMONE

Qué mejor lugar que una masía mediterránea para celebrar la boda de un italiano y una catalana. Así fue la boda de Laura y Simone, a medio camino entre las dos penínsulas.

Empezamos la boda en nuestro espacio para la ceremonia civil, donde cantó una amiga de la pareja acompañada por un teclado. En el altar, acabada la ceremonia, ocurrió un momento mágico: la nonna de Simone, que no pudo venir hasta España, contactó por Skype con los novios para enviarles miles de besos y abrazos.

Jugando con la ventaja que da el tener invitados italianos aprovechamos las maravillas de su gastronomía y complementamos el delicioso aperitivo de nuestra carta añadiendo unas tapas de mortadela de Bologna, queso de Parma, acetato de Módena y trufa rallada a nuestros bufets. También preparamos toda la papelería en catalán e italiano para que nadie se perdiera ningún detalle.

Para acabar con las sorpresas, los amigos prepararon una proyección para la pareja que provocó más de una sonrisa y también alguna lágrima.

Fotos: Jordi Ribó