Noches especiales de días con sorpresas

Tal vez fue la limonada la que nos refrescó antes de la ceremonia, o tal vez olvidar el verano debajo de los pinos. La magia de Can Ribas esta vez nos llevó al místico mundo de sabores y sonidos dentro de una experiencia que nos empezó a acompañar al salir de una pequeña tienda, preparándonos para todo lo que la noche hizo en una boda que hoy es un recuerdo feliz... . Fotos: Pablo Ricciardulli